¿Cómo funciona una batería de coche?

¿Cómo funciona una batería de coche?

Sin la batería, el coche no puede funcionar. Además de permitir que el motor arranque, también aporta energía a otros elementos del vehículo como las bujías, luces, radio, etc. Pero, ¿de qué está hecha y cómo funciona una batería de coche?

La batería se encuentra situada en el bloque del motor, se trata de una pila electroquímica que almacena energía a base de un proceso químico. Está formada por un acumulador que, generalmente, tiene nueve placas: cuatro positivas y cinco negativas. Cuando estas placas de plomo se sumergen en el electrolito (una combinación de ácido sulfúrico y agua destilada), se produce una reacción química que genera corriente eléctrica.

A medida que la batería se va descargando, la composición de plomo de las placas es más parecida y disminuye también la densidad del ácido, lo que provoca menor tensión entre los bornes. Finalmente, cuando la batería está completamente descargada, es incapaz de suministrar electricidad a una tensión provechosa. Pero podemos volver a cargar la batería si la conectamos a la corriente eléctrica, lo que permitirá restaurar la diferencia química entre las placas. Esta capacidad de carga y descarga se conoce como resistencia a los ciclos de una batería. 

La batería cumple la función de almacenar energía para cederla en el momento que sea necesario, por ejemplo, al encender el vehículo o a la hora de utilizar los elementos electrónicos cuando el coche está parado (radio, iluminación, GPS, cierre centralizado…). Su capacidad se expresa en Ah (Amperio-hora), y suele tener una vida útil de cuatro años. No obstante, todo depende del tipo de coche y del uso que se haga del mismo. 

Aunque parezca que la batería es un solo elemento, en realidad, se trata de un sistema compuesto por diferentes piezas: borne positivo y negativo, placas positivas y negativas, separadores, electrolito, entre otros. Realizar revisiones periódicas y un uso eficiente, puede ayudarnos a alargar su duración. Igualmente, se debería procurar no abusar de los equipos electrónicos mientras el motor está apagado, evitar trayectos demasiado cortos, dejar el coche durante demasiado tiempo bajo el sol y desconectar la batería si el vehículo va a estar parado durante mucho tiempo. 

Existen múltiples tipos de baterías en el mercado, las más comunes son las baterías de celdas húmedas, baterías de calcio, baterías Valve Regulated Lead Acid (AGM y GEL), baterías de ciclo profundo y de Iones de Litio (Li-Ion). Su funcionamiento sigue el mismo principio, pero con algunas diferencias, por ejemplo, los materiales que las conforman y que influyen en el proceso que genera energía, la duración, el tipo de coche donde se vaya a instalar... Además, cada una necesita un mantenimiento diferente, por eso, lo más recomendable es contar con un profesional para que nos asesore sobre cómo funciona una batería de coche y cual de todas es la que más nos conviene.

 



Author: Corbalán Rent a Car

968 918 265